Rusia ofrecerá venderle a la Argentina una planta nuclear flotante

Planta nuclear flotante rusa Akademik Lomonosov

Lo adelantó el embajador ruso en Buenos Aires. China también llega con ofertas para el mercado energético.

La Argentina podría concretar acuerdos con los gobiernos de China y Rusia, en el marco de la reunión del G20, por un lado en torno de la construcción de la cuarta central nuclear y, por otro, sobre una posible planta atómica flotante.

El embajador de Rusia en Buenos Aires, Dmitri Feoktistov, dijo a la agencia Sputnik que incluirá la posible construcción de “una central nuclear de menor capacidad y, probablemente, la construcción o venta de una planta nuclear flotante, similar a la Akademik Lomonosov”.

Rusia está lista para traer un proyecto hecho y su propio financiamiento a Argentina (Dmitri Feoktistov, embajador)

Esta central, sobre el mar Báltico, puso en marcha su reactor a comienzos de este mes y fue concebida para operar en el Ártico y abastecer de energía eléctrica a las industrias y ciudades portuarias remotas o las plataformas de petróleo ubicadas en alta mar. “Vamos a firmar media docena de distintos convenios”, en el orden nuclear, de pesca y de diálogo político, anticipó el diplomático.

Feoktístov destacó “la posible construcción de una gran central nuclear diseñada por Rusia”. “Rusia está lista para traer un proyecto hecho y su propio financiamiento a Argentina. Podemos construir una planta eléctrica, operarla y vender electricidad a los socios argentinos a un precio fijo”, agregó.

Las autoridades rusas y argentinas también preparan un convenio que involucra a la productora de gas Gazprom y a YPF: “El documento está en la fase final y esperamos llegar a firmarlo”, concluyó Feoktistov.

Acuerdos con China

La firma del contrato con China por Atucha III está pendiente desde que el Gobierno nacional decidió revisar el proyecto, acordado durante la anterior administración.

En medios de la industria nuclear confían en que se anuncie un acuerdo sobre la construcción de la cuarta central financiada por los chinos, durante la visita oficial del presidente Xi Jinping el domingo, después de la cumbre de líderes del G20.

Si el acuerdo se concreta, por una cifra que podía llegar a los u$s 8.000 millones, se dará luz verde a la definición del proyecto técnico por parte de técnicos y especialistas de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), la empresa Nucleoeléctrica Argentina (NASA) y la Autoridad Regulatoria Nuclear.

Recién a partir de entonces, probablemente a fines de 2019, comenzarían los trabajos preparatorios para construir la nueva central, uno de los emprendimientos de mayor tamaño financiados por China en la Argentina.

El proyecto técnico debe detallar el conjunto de planos y componentes que requerirá la cuarta central, la elección de los científicos y técnicos que llevarán adelante las tareas, la capacitación del personal y la realización de las licitaciones para contratar a los proveedores, tanto para la obra civil como para la propiamente nuclear, entre otras cuestiones.

El acuerdo inicial firmado en 2015 con los chinos incluía la construcción de la cuarta y la quinta centrales, ambas con tecnología china del tipo Hualong Uno / HPR1000, con una vida útil de 60 años, “la más moderna y apropiada”, según determinó la CNEA.

Fuente: www.ambito.com