El Gobierno busca agilizar la deportación de inmigrantes con antecedentes

La Ministra de seguridad, Patricia Bullrich.

El Gobierno buscará este año endurecer la ley de migraciones y deportar a los extranjeros que ingresaron al país de forma ilegal o poseen antecedentes. Además avanzará con otras iniciativas que tiene por meta hacerle frente a la inseguridad.

Según trascendió, Migraciones ya posee una lista de mil extranjeros que podrían ser expulsados del país cuando el proyecto se convierta en ley. Entre estos, 354 son inmigrantes con antecedentes penales en su país de origen. El resto serán presentados ante la Justicia, la cual se espera los retendrá y luego deportará.

Para cumplir con tales objetivos se creará una unidad de búsqueda de extranjeros, que trabajará a partir de una lista que se actualizará de forma periódica. Además, se conformará un Fuero Migratorio para agilizar la expulsión de tales extranjeros. Según consigna Clarín, el proyecto incluye la creación de una Cámara Nacional Migratoria, que entre otras cuestiones sentaría jurisprudencia para los juzgados de primera instancia, lo que acortaría los plazos para las deportaciones.

Dos años atrás, el Ejecutivo oficializó cambios en la Ley de Migraciones, que significaron un endurecimiento de las condiciones para los extranjeros que quieran entrar al país. Sin embargo, fue tildado de inconstitucional, por lo que el Gobierno presentó un recurso ante la Corte Suprema de Justicia, que deberá definir al respecto.

Junto con esta iniciativa, el Gobierno buscará adquirir 300 pistolas eléctricas Taser, a usar en estaciones de trenes y aeropuertos, e incluso enviará un proyecto al Congreso para lograr bajar la edad de imputabilidad a los 15 años.

Para lograr estos objetivos, Cambiemos buscará conseguir el apoyo del peronismo, fuerza opositora con la cual ya inició las negociaciones en materia de inmigraciones. Los demás proyectos se tratarían en el periodo de sesiones extraordinarias.

La lucha del Gobierno con los extranjeros inició después de los incidentes frente al Congreso, que tuvieron lugar cuando se estaba llevando adelante el debate por el Presupuesto 2018. En esa oportunidad se capturaron personas de diferentes nacionalidades y se comenzó con el discurso de los inmigrantes que vienen al país a delinquir, aun cuando en algunos casos se comprobó que no habían tenido intervención en los hechos de violencia.